Fauna del Montsant

Cranc Riu Autòcton

Sin lugar a dudas, el Parque Natural de la Serra de Montsant acoge a una de las poblaciones faunísticas más ricas de Cataluña. La gran variedad de ambientes permite el establecimiento de una diversidad considerable de especies de un elevado interés, no sólo por la abundancia de éstas sino por ser endémicas o muy raras en la fauna catalana.

Los mamíferos no suelen habitar los ambientes rupícolas de la zona, a excepción de los murciélagos de herradura grande (Rhinolophus ferrumequinum) o los de cueva (Miniopterus schreibersii) que se refugian en cavidades naturales. La garduña (Martes foina) también es una habitual de los roquedales si éstos son cercanos al bosque. Algunos ejemplares aislados de cabra salvaje (Capra pyrenaica sp hispanica) pueden observarse ocasionalmente. Los precipicios son el principal territorio de nidificación y descanso para rapaces tan importantes como el halcón peregrino (Falco preregrinus), el cernícalo común (Falco tinnunculus), el águila real (Aquila chrysaetos), el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) o el búho real (Bubo bubo), la única rapaz nocturna rupícola. El vencejo real (Tachymarptis melba), el vencejo (Apus apus), el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris) o el avión común (Delichon urbica) vuelan cerca de los roquedales para cazar insectos. El cuervo (Corvus corax), el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), el roquero solitario (Monticola solitarius), el roquero rojo (Monticola saxalitis), el mirlo capiblanco (Turdus torquatus), el treparriscos (Trichodromamuraria) o la collalba negra (Oenanthe leucura), entre otras, son algunas de las aves más interesantes que pueden verse en los roquedales. El reino de los reptiles está representado por la lagartija (Podarcis hispanica) y la víbora hocicuda (Vipera latasti). En los rincones más húmedos de algunas cuevas podemos encontrar anfibios como el sapo común (Bufo bufo). En las cavidades subterráneas se encuentran insectos endémicos como Pseudosinella tarraconensis ssp tarraconensis, Anillochlamys catalonicus y Duvalius berthae sp berthae.

En los bosques densos es característica la presencia de mamíferos como el jabalí (Sus scrofa), el lirón careto (Eliomys quercinus), la gineta (Genetta genetta) y el gato salvaje (Felis silvestris). Las rapaces más representativas son el azor (Accipiter gentilis), el gavilán (Accipiter nisus), el cárabo (Strix aluco) y el búho chico (Asio otus). Del resto de aves cabe destacar el arrendajo (Garrulus glandarius), la paloma torcaz (Columba palumbus), el petirrojo (Erithacus rubecula), el reyezuelo listado (Regulus ignicapillus), el herrerillo capuchino (Parus cristatus), el mito (Aegithalos caudatus) y el trepador azul (Sitta europaea).

En los claros de las zonas arboladas, las especies de mamíferos más características son el tejón (Meles meles), la ardilla (Sciurus vulgaris) y el ratón de monte (Apodemus sylvaticus), pero también es frecuente ver ejemplares de zorro común (Vulpes vulpes). Entre las aves, además de herrerillos y carboneros, como el carbonero común (Parus major), el herrerillo común (P. caeruleus) y el carbonero garrapino (P. ater), podemos observar especies como el cuco (Cuculus canorus), el agateador común (Certhia brachydactyla), el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli), el zorzal común (Turdus philomelos), el zorzal charlo (Turdus viscivorus), el pito real (Picus viridis) y el pico picapinos (Dendrocopus major). El reptil más representativo es la culebra de escalera (Elaphe scalaris). En la categoría de invertebrados, escarabajos como el algavaro (Cerambyx cerdo ssp mirbecky), el rinoceronte (Oryctes nasicornis ssp grypus) y el ciervo volante (Lucanus cervus) son los más grandes y vistosos.

La gran calidad de las aguas del río Montsant y sus barrancos subsidiarios ha permitido una rica fauna acuática. Los mamíferos más característicos del ambiente de ribera son la rata de agua (Arvicola sapidus) y el turón común (Mustela putorius). Las especies de aves más interesantes a destacar son, por su rareza, el mirlo acuático (Cinclus cinclus) y el martín pescador (Alcedo atthis), además de otras más comunes. También son frecuentes anfibios como la salamandra (Salamandra salamandra), la rana verde común (Rana perezi) o el sapo corredor (Bufo calamita). Entre los reptiles, podemos encontrar la culebra de agua (Natrix maura). La limpieza de las aguas ha permitido una abundante población de peces, sobre todo de especies como el barbo (Barbus graellsii, B. haasi), la madrilla (Chondrostoma miegii) y, aún más rara, la trucha (Salmo trutta). También hay especies introducidas, como la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) y la perca negra (Micropterus salmoides). En los rincones más escondidos todavía se puede ver el cada vez más escaso cangrejo de río (Austropotamobius pallipes ssp lusitanicus).

La broza y los montes bajos constituyen un ambiente abierto en el que predominan los mamíferos como el conejo (Oryctolagus cuniculus), el erizo (Erinaceus europaeus), la musaraña común (Crocidura russula), la musaraña etrusca (Suncus etruscus) y la comadreja (Mustela nivalis). Las aves están representadas por la perdiz (Alectoris rufa), la codorniz (Coturnix coturnix), la tarabilla común (Saxicola torquata), la curruca capirotada (Sylvia atricapilla), la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), el acentor alpino (Prunella collaris) y el alcaudón común (Lanius senator). Rapaces como el mochuelo (Athene noctua) y el ratonero común (Buteo buteo) utilizan dichas formaciones como áreas de caza. Los reptiles son abundantes y diversos, y como ejemplos observamos el lagarto ocelado (Lacerta lepida), la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), la culebra de herradura (Coluber hippocrepis) y la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus).

La broza y los montes bajos constituyen un ambiente abierto en el que predominan mamíferos como el conejo (Oryctolagus cuniculus), el erizo (Erinaceus europaeus), la musaraña común (Crocidura russula), la musaraña etrusca (Suncus etruscus) y la comadreja (Mustela nivalis). Las aves más representativas son la perdiz (Alectoris rufa), la codorniz (Coturnix coturnix), la tarabilla común (Saxicola torquata), la curruca capirotada (Sylvia atricapilla), la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), el acentor alpino (Prunella collaris) y el alcaudón común (Lanius senator). Rapaces como el mochuelo (Athene noctua) y el ratonero común (Buteo buteo) emplean dichas formaciones como áreas de caza. Los reptiles son abundantes y diversos, hay ejemplares de lagarto ocelado (Lacerta lepida), de lagartija colilarga (Psammodromus algirus), de culebra de herradura (Coluber hippocrepis) y de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus).

Los ambientes antrópicos constituyen el refugio óptimo para determinadas especies, y son una fuente fácil y regular de alimento. Entre los mamíferos, es frecuente encontrar topillos mediterráneos (Microtus duodecimcostatus) en cultivos y plantaciones. La rata negra (Rattus rattus), la rata parda (Rattus norvegicus) y el ratón doméstico (Mus musculus) están cerca de las construcciones. Los cultivos reciben la visita periódica de foráneos oportunistas como el tejón (Meles meles), el jabalí (Sus scrofa), el zorro (Vulpes vulpes) y el conejo (Oryctolagus cuniculus). Las especies típicas de los terrenos agrícolas son la abubilla (Upupa epops), la urraca (Pica pica), el escribano soteño (Emberiza cirlus), el escribano montesino (Emberiza cia), el zarcero común (Hippolais polyglotta), la curruca rabilarga (Sylvia undata), el verdecillo (Serinus serinus) o el mirlo (Turdus merula). A caballo entre las casas y los bosques y campos se observan aves como la golondrina común (Hirundo rustica), la paloma (Columba livia), el gorrión común (Passer domesticus), el estornino negro (Sturnus unicolor), el estornino vulgar (Sturnus vulgaris), y una rapaz nocturna, la lechuza (Tyto alba). Los reptiles que prefieren escalar paredes y muros son la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) y la lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Los huertos reciben la visita de culebras bastardas (Malpolon monspessulanus), y dentro de las balsas puede haber ejemplares de culebra viperina (Natrix maura) y culebra de cuello (N. natrix). Entre los anfibios, la rana común (Rana perezi) es el máximo representante.